dijous, 8 d’abril de 2010

Quiero

Yo lo que quiero es no ser olvidada, que me quieras. Quiero sentirme importante, que me sorprendas, que me mimes. Quiero, incluso, ser tu obsesión; que seas feliz por el simple hecho de notar mi presencia; que si pides un deseo, yo esté implicada; que lo relaciones todo conmigo; que me quieras incondicionalmente y como a la que más. Quiero serte una necesidad: aunque de mentirte se trate, aunque rehuírte convenga. Dejarte sin aliento, ser imán y energía. Quiero serte indispensable, ser tu sueño, tu regalo, tu ilusión. Quiero obsesionarte o, aún mejor, que te obsesiones tú solo conmigo. Que, sin darte cuenta... sea tu primer y último pensamiento, pasando por cada segundo que hay entre ambos. Quiero que sueñes conmigo y te masturbes pensando en mí, que mi pasividad altere tus ganas de quererme, que me odies de tanto que me piensas… quiero ser tu pesadilla, de tanto que me soñaste. Quiero llegar al límite, al infinito. Matarte todas las noches, para que nazcas conmigo. Parirte cada mañana, para que me cuides y, a veces... sólo a veces, cuidarte un poco. Quiero que te sientas obligado a buscarme entre ellas. Que, por una vez, seas tú quién a parte de buscarme, me encuentre. Quiero que me enamores, que te conviertas en mi necesidad, en mi miedo. Quiero que me duelas, que me acorrales, que esta vez seas tú quién me haga llorar, quién me altere el tiempo sin sutilezas. No quiero que me hagas el amor… quiero que me folles, como en los viejos tiempos, sin tener que pedírtelo cada vez. Quiero explicarte, contarte con palabras lo que pienso; aunque anhelo que me sea imposible, que las palabras no basten, que todo se base en la irracionalidad. Deseo alcanzar el placer máximo, darte el privilegio de poder hacer conmigo lo que quieras; incluso estoy dispuesta a permitir que me hagas caer en el más hondo de los pozos, sólo así conseguirás elevarme hacia la felicidad. Quiero que me compares y pueda ganar, que sea la cara y cruz de tu moneda. Quiero, simplemente, que me quieras como a nadie.


(Con la participación de Oriol Colomar)

1 comentari:

Carolina... y ya. ha dit...

Wow!

Espectacular.
Yo quiero que me quieran como a nadie también...