diumenge, 23 de maig de 2010

31

Esta es la última, la 31.
No es ningún numero especial, ni ningún día, ni tiene nada que ver con el número. Tiene que ver conmigo, y con el porqué de la creación de este espacio.

Me acomodé aquí para no dar explicaciones, para no sentirme observada, para escribir sin que nadie de mi entorno lo viera. Abrí este blog para que alguien me escuchara, alguien ageno, alguien imparcial, alguien a quién no le afectaran mis palabras directamente.

He fracasado, no lo he conseguido. Me leéis. Y sé que no con mala intención, puede que por simple curiosidad, puede que por interés..., sea como sea, adiós.

PD: a tí te diré que no es indiferencia ni odio, que estás mejor sin mí y yo, ahora, puede que mejor sin tí. Dejemoslo aquí, te deseo lo mejor, de verdad.

dissabte, 22 de maig de 2010

EquivocarSE

La pronominalización de algunos verbos hacen que la acción esté desenvolupada por uno mismo. Dormirse, peinarse, ducharse... acciones que hace uno sobre sí mismo.
Equivocarse, significa que uno se equivocado sobre sí mismo, se ha "autofallado"; y qué peor que fallarse a uno mismo, fallando a los demás?

dilluns, 17 de maig de 2010

No es que esté estresada, es que me falta el tiempo

Al oirla me inundó de innocencia, aunque fuera su seteinta octavo cumpleaños. Me transmitió la alegría de un niño pequeño al tener una piruleta en la mano, me miró mientras manteníamos una conversa telefónica, a quilómetros de distancia... y aun puedo percibir su sonrisa, de oreja a oreja, con unos dientes pequeños y en forma de sierra que se dejan entrever enmedio de unos labios finos. Los dientes, un pequeño detalle de la muestra de su experiencia: pequeños, gastados, però suyos, todos y cada uno de ellos, desde hace ya muchos años.

Las ganas de vivir, de querer, de disfrutar de la vida que le queda, sea poca o mucha, me han fascinado. Dicen que todo esfuerzo tiene su mérito, y después de todo aquello, merece un respiro, merece un último suspiro afable, cálido, amoroso, tierno y familiar. Merece todo aquello que yo nunca le he dado, la compañía que nunca le he concedido, el cariño que pocas veces le he dado. La he subestimado y hoy, por lo que ha conseguido, la quiero más que nunca.

Y ahora... después de compartir algunas palabras con ella, me doy cuenta que me falta el tiempo, que vacilo la arena que cae, y me quedo embobada mirando el reloj, perdiendo el tiempo. "Sé conseqüente, eres suficientemente inteligente". Lo soy, así que aquí os quedáis, leyendo unas palabras en vez de reíros a carcajadas de la vida que, probablemente, sería más provechoso para vosotros.

divendres, 14 de maig de 2010

Irracionalitat

La irracionalitat no abarca el món de les paraules, va més enllà. Arriba al límit d'allò que no podem delimitar, a l'infinit. És quelcom inexplicable, complicat d'entendre si no comparteixes molt bé aquesta irracionalitat; m'atreviria a dir que és impossible de comprendre, si aquesta no és dins teu. La irracionalitat aliena al propi individu es torna egoista, definint i entenent aquest últim mot com "incompartible", que només el propi ego serà capaç de traduir, en una espècie de llenguatge interior on les paraules no hi tenen cap funció.
Així doncs, la inefabilitat d'allò irracional, que engloba totes aquelles coses que no tenen bones raons, o raons que es puguin entendre i comprendre per un colectiu, només es pot transmetre si es comparteix, si s'entra dins d'aquest món, ja que des de fora, es farà impossible aproximar-se al significat d'allò que volem descriure.

Mirar, és una manera d'intentar transmetre a algú que és dins del teu món irracional quelcom que no surt al diccionari. La mirada és una manera de parlar, si dos persones estan dins de la mateixa irracionalitat. Si una d'elles pretén compendre-la des de fora, la interpretació serà, indubtablement, equívoca.