dilluns, 22 de febrer de 2010

Me duele pensar en ti

Me duele pensar en ti, en lo que somos, en lo que fuimos. Me duele que tu inconsciente aún marque mi número de teléfono por inercia, eso hace que la herida escueza.
Me entristece que aparezcas en mi mente, que aparezca nuestro pasado, nuestros recuerdos, el reloj que nos unió y quiso separarnos. No estoy preparada para mirarte y sonreír por todo lo que un día nos hizo felices, aún no es el momento de pensar que no te necesito, porqué tu ausencia me marchita parte del corazón. ¿Recuerdas cuando no nos cabía en la cabeza que pudiéramos pelearnos? Cuando nada ni nadie parecía poder con nuestra relación, porqué todos los que nos conocían sabían que en una, siempre iban a encontrar a la otra, en un pack, formando una sola unidad. Aún retengo en mi memoria aquél sentimiento de necesidad, de unión y adicción a ti.
Las peleas llegaron; el amor lo puede todo, incluyendo nuestra amistad. Nuestras prioridades cambiaron, yo dejé de ser contigo, para acostumbrarme a ser sin ti. Aprendí a no necesitarte, a superar mis problemas sin tu apoyo, a no necesitar tu aprobación para tomar mis decisiones. Y tú aprendiste a quererle, supiste qué es el amor, y aquello te separó de mí.
Nuestros relojes dejaron de ser complementarios, de ir siempre compenetrados y pasaron a contar cada uno su tiempo, para controlar su propio mundo. La verdad es que el mío se desmontó. No fue fácil, me encontré con mi mundo y miré a mi lado. Ése sitio que siempre ocupabas tú, ése lugar que parecía irremplazable e imposible de desalojar estaba vacío. Pasé de ser invencible contigo a ser vulnerable sin ti.
Hace unos meses que cogimos bifurcaciones distintas, aunque de manera forzada. Hace unos meses que mi otra mitad no eres tú, y aunque he aprendido a ser yo sin necesitarte a ti, me duele pensar en ti, en lo que somos, en lo que fuimos.

______________________________________________________________

3 comentaris:

Neus ha dit...

Entiendo... Y es duro, pero a veces tb es inevitable. Lo bueno será cuando puedas mirar atrás con una sonrisa y veas lo que aprendiste y lo que ganaste.
Aunque ya sabemos que todas las heridas tardan en cicatrizar.

Anònim ha dit...

Wow. En serio wow.

Sara ha dit...

asi de triste es...