diumenge, 23 de maig de 2010

31

Esta es la última, la 31.
No es ningún numero especial, ni ningún día, ni tiene nada que ver con el número. Tiene que ver conmigo, y con el porqué de la creación de este espacio.

Me acomodé aquí para no dar explicaciones, para no sentirme observada, para escribir sin que nadie de mi entorno lo viera. Abrí este blog para que alguien me escuchara, alguien ageno, alguien imparcial, alguien a quién no le afectaran mis palabras directamente.

He fracasado, no lo he conseguido. Me leéis. Y sé que no con mala intención, puede que por simple curiosidad, puede que por interés..., sea como sea, adiós.

PD: a tí te diré que no es indiferencia ni odio, que estás mejor sin mí y yo, ahora, puede que mejor sin tí. Dejemoslo aquí, te deseo lo mejor, de verdad.

5 comentaris:

Miguel ha dit...

laia no estoy mejor sin tí, no puedo salir de este circulo. cada día es muy largo y no puedo evitar recordar lo feliz que me hacias en algunos momentos, eso me lleba a estar triste y esa tristeza me lleba a la ira, siento que no puedo con estos problemas que tengo en la cabeza, solo quiero salir, acabar con esto.

Anònim ha dit...

Te escuchamos, pequeña, pero grande amiga. Yo, personalmente, no cerraría.

No sé hasta que punto acostumbras a seguir mis consejos.


Att.
d'un noi feliç

Miguel ha dit...

http://www.fotolog.com/teddy_picker10/60920406

Miguel ha dit...

y porque no cierras esta puta mierda ya? que no te sirve de nadaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Miguel ha dit...

muy mal, no has cerrado esto
es posible que hayas intentado avisar a algun profe de mi mal comportamiento, no va a sarbir, a mi no me han ayudado nunca y creeme me han hecho cosas peores que dirgirme una butifarra. nadie puede ayudarte, ni el fumado de tu novio, ante el qual te sientes inferior y que va por ahi diciendo que tu e ivette sois lesbianas y vacilando de sus azañas sexuales contigo (con detalles escabrosos incluidos), ni la metomentodo de tu amiga (que me mandaba mensajes a tus espaldas), ni ninguno de esos amigos que crees tener